ASERTIVIDAD

La asertividad es la capacidad de expresar nuestra opinión ,o deseo, de manera firme, logrando decir lo que queremos sin atentar contra los demás. Supone saber defender las necesidades propias frente a las exigencias de los demás sin llegar a utilizar comportamientos agresivos o violentos.

La asertividad es el punto medio entre los comportamientos inhibidos propios de las personas tímidas o inseguras y los comportamientos violentos propios de las personas agresivas y egoístas. Es decir, se encuentra en el punto medio entre la pasividad (típico de personas inseguras) y la agresividad. Desde la pasividad evitamos decir o pedir lo que queremos o nos gusta, en la agresividad lo hacemos de forma tan violenta (descalificándonos nosotros mismos).

Emplear la asertividad es saber pedir, saber negarse, negociar y ser flexible para poder conseguir lo que se quiere, respetando los derechos del otro y expresando nuestros sentimientos de forma clara y haciendo o recibiendo tanto cumplidos como quejas y saberlas aceptar.

Así diferenciamos 3 tipos de personas:

  1. La persona inhibida y sumisa no defiende sus propios derechos, respeta a los demás pero no se respeta a sí misma. Sus sentimientos suelen ser frecuentemente de frustración, impotencia, culpabilidad y baja autoestima, ansiedad y temor. Sus comportamientos son inseguros.
  2. La persona agresiva defiende sus derechos de forma desmedida, no respetando a los demás y frecuentemente generando conflictos por este hecho, careciendo de la sensibilidad o empatía suficiente.
  3. La persona asertiva sabe respetar a los demás sin dejar de respetarse a si misma. No pretende ganar o perder en la relación con los demás, sino en llegar a un acuerdo favorable para ambos. Sus sentimientos son más estables y controlados que los de las personas inhibidas o agresivas por ello su sentido de autonomía, autosuficiencia y autoestima es elevado.

Ejemplo: alguien le pide dinero a otro que no desea prestarlo, éste puede reaccionar de diferentes maneras:
De forma inhibida: “bueno… te lo presto…”
De forma agresiva: “¡no me da la gana de prestártelo!”
De forma asertiva: “lo siento, pero no puedo prestarlo”

Anuncios

2 Comentarios »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.