EL HILO ROJO

“Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar el tiempo, lugar o circunstancia. El hilo rojo se puede estirar, contraer o enredar, pero nunca romper.”

Lugar de origen: ᴊᴀᴘóɴ, aunque también es una leyenda muy contada en ᴄʜɪɴᴀ

CUENTA LA LEYENDA

“Hace mucho tiempo, un emperador se enteró de que en una de las provincias de su reino vivía una bruja muy poderosa que tenía la capacidad de poder ver el hilo rojo del destino y la mandó traer ante su presencia.”

“Cuando la bruja llegó, el emperador le ordenó que buscara el otro extremo del hilo que llevaba atado al meñique y lo llevara ante la que sería su esposa; la bruja accedió a esta petición y comenzó a seguir y seguir el hilo.”

“Esta búsqueda los llevo hasta un mercado en donde una pobre campesina con una bebé en los brazos ofrecía sus productos. Al llegar hasta donde estaba esta campesina, se detuvo frente a ella y la invitó a ponerse de pie e hizo que el joven emperador se acercara y le dijo: ‘Aquí termina tu hilo’, pero al escuchar esto, el emperador enfureció creyendo que era una burla de la bruja.”

“Empujó a la campesina que aún llevaba a su pequeña hija en los brazos y la hizo caer haciendo que la bebé se hiciera una gran herida en la frente. Luego ordenó a sus guardias que detuvieran a la bruja y le cortaran la cabeza.”

“Muchos años después, llegó el momento en que este emperador debía casarse y su corte le recomendó que lo mejor fuera que desposara a la hija de un general muy poderoso.”

“Llegó el día de la boda, pero sobre todo había llegado el momento de ver por primera vez la cara de su esposa.”

“Ella entró al templo con un hermoso vestido y un velo que la cubría totalmente su rostro. Al levantarle el velo vio por primera vez que este hermoso rostro tenía una cicatriz muy peculiar en la frente. Era la cicatriz que él mismo había provocado al rechazar su propio destino años antes. Un destino que la bruja lo había puesto frente suyo y que decidió descreer.”

(ᴇsᴛᴀ ᴇs ʟᴀ ǫᴜᴇ ᴍás sᴇ ᴄᴜᴇɴᴛᴀ ᴇɴ ᴊᴀᴘóɴ.)

OPINIÓN PERSONAL

La historia nos cuenta que sin importar lo que hagamos, sin importar las circunstancias, no podremos librarnos de la persona a la que estamos destinados ya que el hilo que une a ambas personas jamás podrá romperse. El destino siempre acabará uniendo a tales personas.

Personalmente, no tengo claro si creer en el destino! Cómo decía una gran amiga, “si alguién es de ser para ti, lo será”( pero creo que esto depende más de la casualidad que del destino, o la ley de la atracción).

Eso sí, toda persona que entra en nuestras vidas, cumplen una función principalmente de aprendizaje.

Anuncios

1 comentario »

  1. No existe tal hilo rojo. Nuestra mente confunde a los otros y de ahi que se crea es que esa otra persona esta destinada para uno. El “hilo rojo” cambia cuando cambia la mente !!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.